fbpx

La Dispareunia es el Sexo con dolor

Sentir dolor durante o después del coito es una disfunción llamada Dispareunia. Las causas pueden ser variadas, pero las más frecuentes están relacionadas a alguna inflamación, irritación o infección, alteraciones en la vulva (Vulvodinia y Vestibulodinia), o porque el juego previo a la penetración es muy corto y no se produce la respuesta sexual adecuada, a nivel genital como la lubricación, ereccion del Clítoris, modificaciones en la Vagina, en el Utero entre otros. Además, puede deberse a cicatrices dolorosas por efecto del parto, producto de la aplicación de quimioterapia o braquiterapia, factores hormonales como la menopausia, entre muchas otras.

 

“La verdad es que siempre hubo una tensión muy importante. Ni siquiera quería dormir con mi pololo. Fingía que estaba con la regla, muy cansada o que había mucha gente en la casa, ya que sabía que me iba a doler, sería frustrante y no iba a aguantar porque me ardería un motón. No disfrutaba nada”, comentó una paciente de 28 años cuando acudió a Centro Miintimidad en búsqueda de un tratamiento para tener una vida sexual plena.

 

En ocasiones la Dispareunia también se presenta en hombres, pero con una frecuencia muy baja que bordea el 2% de las consultas, máximo. Sus causas son anatómicas, como la Fimosis, que es excesiva estrechez del prepucio; Frenillo Corto, nombre de la estructura que sostiene el prepucio a la cabeza del glande, la cual se corta o agrieta durante el coito, produciendo ardor intenso y dolor.

 

Lo importante es saber cual es la causa del dolor y para eso en Centro Miintimidad realizamos una minuciosa evaluación diagnóstica y proponemos un tratamiento integral para cada paciente, compuesto un equipo multidisciplinario integrado por Sexólogas, Ginecólog@s, y yo, Odette Freundlich, Directora y Kinesióloga especialista en Sexualidad y Disfunciones del suelo pelviano, quienes te acompañaremos a superar el dolor y lograr una sexualidad plena.

 

“En el primer encuentro sexual luego del tratamiento seguimos todas las instrucciones al pie de la letra. Yo estaba súper nerviosa en la previa, pero cuando ocurrió la penetración, siguiendo los pasos que nos dijiste, fue demasiado bakán porque no sentí nada de dolor. Todo ese miedo se me fue en un segundo”, dijo nuestra paciente de 28 años al finalizar su terapia con nosotros.

 

No tengas vergüenza, deja atrás tus temores y confia en nuestros equipo profesional.

 

¡Podemos ayudarte!

 

Conoce más en www.miintimidad.cl

CONTACTO
close slider


Menú